un beso guarro que no sale bien y cierra de un portazo la puerta del coche.

La luna me ilumina, en esta ruina entra la claridad. Y ahora, ¿quién llama al Olvido? Un tira y afloja, un vete y quizás. Sabía que aparecerías.
Rompiste tu palabra y volviste. Resulta extraño estar de acuerdo con tu perfecto opuesto. Será eso de los imanes, que se atraen. Amar y odiar hasta el punto de juntar los extremos. Hablar de jodernos pero no en una cama. No podías dejar que me fuera así sin más. Tenías que odiarme, aunque ya te avisé, 'no serás capaz de odiarme'. Al menos un poco, recuperé la importancia que nunca me habías quitado y que tan bien habías sabido ocultar. No sé si gano yo o no, pero sonrío. Déjame con mi egocentrismo, nos llevamos bien.
Gritos que se echaban de menos, reconócelo. Hacía tiempo que nos debíamos una muerte. Una de estas peleas con palabras que desgarran. Una de estas en que mi lengua viperina te deja desarmado. Con un poco de suerte incluso un agua salada resbala por las mejillas. A lo mejor, te está pidiendo a gritos que no te vayas, solo hay que saber leer entre líneas.
Alguien lo llamaría masoquismo, pero... Como en el videoclip de 'We found love in a hopeless place' cuando Rihanna dice que desearía tener de vuelta todo lo malo para así tener también lo bueno... Sé que podéis entenderme.
Primer lunes de Octubre. Suena a triste. Y ciertamente lo es. Experta en aferrarme a la posibilidad o media posibilidad entre mil millones de que algo pase, en sembrar dudas, en quebrantar leyes innatas, en jugarme la vida en batallas perdidas y ganarlas. Ya no creo en la suerte de vidas cruzadas y destinos compartidos. Creo en los besos que me debes y las llagas que me dejas. Que a veces un 'ven' es un 'no te vayas'.
¿Dónde coño te escondes Felicidad? Soledad se cansa de mí, dice que estoy loca. Pero te diré un secreto, las mejores personas lo están.
Y ya no queda rabia, solo pena. El equilibrio es imposible y me acordé que querer no es suficiente. Promesas que no cumplirás pero que sí cumpliré.  Olvídame, yo te recordaré.
Quizás nos falte ese algo que lo impulsa todo.

Por mí puedes quedarte tú conmigo y yo sin ti.
 
Sinsentidos en vidas que son un ojalá constante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario