Entradas

Mostrando entradas de junio, 2014

en el disparadero.

Me preguntó cuánto.
Que cuánto valían las zapatillas para huir deprisa y los corazones de segunda mano.
No contesté. Yo tampoco lo sabía, Quique nunca lo dijo.
Pero ojalá.
Ojalá.

Ojalá no necesite abrir más la herida para encontrar las palabras que he perdido.
Hoy he leído a Mónica, y gracias. Por fin. Alguien que no soy yo dice lo que quiero escuchar.
Que no pasa nada y es lo mejor que podría pasar.
Que me he quedado sin palabras. Y qué bien.
Que lo deje estar. Que lo aproveche.

Que la realidad nunca será el deseo, pero será verdad.

Y yo me aferro a la verdad por encima de todas vuestras mentiras putrefactas. Por encima de todos vuestros gusanos burocráticos que no saben nada, ni soñar. Y que me perdone Valle por no citarle, pero que estoy hasta los mismísimos de todo y me siento una exiliada en mi propia tierra, como Cernuda.

Que alguien le pregunte a Quique si lo de veraneante accidental lo escribió por mí.

He vuelto tantas veces a la playa... Y nunca me he curado tanto como ese ve…