ya sé a quién escribo y por quién vivo.

Jódete Febrero,
me ha encontrado
y esta vez no me dejaré perder.

Esta vez te sonrío más fuerte que nunca
y quiero más bonito que de costumbre.

Joróbate Naufragio
se queda en esta isla ya no tan des(p)ierta
porque el invierno se pasea mejor soñando de la mano.

No quiero barcos que se vayan a otros cuerpos
ni marineros infieles, ni piratas al abordaje,
ni chispas de voz en el redoble del tiempo.

Que ya he tenido suficiente, le dije el primer día
y desde entonces, ha anulado mis cuerdas invisibles
pero ha empezado a tirar conmigo.

Tú, sobretodo, sigue tu camino
y tira fuerte también,
en dirección contraria a la nuestra, por supuesto:

que si todos tirásemos en la misma dirección, el mundo volcaría

¿y qué hacemos después con el mundo boca abajo?
que bueno, que ya, que tú estás acostumbrado a tener los huevos por corbata
condenado a mirarme desde fuera y quererme cada vez más dentro.

Que tengo -porque me regaló- una estrella parisina
que resplandece y brilla frente a cualquier inquina

así que ojalá otro como tú nunca
y ojalá él siempre.

Decidle a la Primavera que se vaya preparando,
que nunca ha hecho café para dos
y ya nunca más seremos uno,

que yo estoy dispuesta a llevarme bien con ella 
si me deja vivir debajo de su piel 
y olvida que hasta ahora solo la había matado.

Decidle que nunca lo hice sin querer, que yo siempre la he amado.


[aviso para navegantes: este semestre tengo más tiempo libre e intentaré pasarme más a menudo por aquí, pero no os voy a engañar, ya sabéis que en esto de las musas solo manda la tristeza; y yo ahora soy más feliz que nunca, así que este es el motivo por el cual estoy bastante inactiva en el blog últimamente, pero podéis encontrarme en instagram: http://instagram.com/gritosdemimo y en twitter: https://twitter.com/gritosdemimo]