¿y qué más da...?

Otra vez detestando el roce del aire en mi cuello y pidiéndome las estrellas. Pero las estrellas no se pueden regalar aunque nos sobren los motivos y vuelves a las andadas mientras el cielo se pone tonto. Será porque no salen de mí estas ganas de nada menos de ti.
Buscando coordenadas exactas de desencuentros coincidentes, acabamos como siempre con el nunca. O como nunca con el siempre.
Yo out of reach y tú ofuscado porque puedo ser sin ti y soy.
Que "si me quiere, me buscará" y eso pensamos los dos a sabiendas que ninguno hará nada.
Yo porque ya he hecho más de lo posible en buscar y tú porque te estancas en nuestra imposibilidad de querer.
La cagas y vuelves a cagarla. Y después de tantos controla un poco, corazón, a mí ya me da igual. Que si no estás, mejor. Entiéndeme como yo entendí que tu forma de quererme eran las mil formas de perderme. Y déjame buscar los puntos finales entre los suspensivos que te esfuerzas en ir añadiendo.
Que desde hace tiempo, si me permites, todo me sale genial.
Todo va fenomenal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario