ni siquiera tú.

Llevo toda la tarde intentando escribir esto. La verdad es que me han ido sucediendo una serie de cosas que me hacían cambiar todo lo que había escrito. Así que esta es ya la cuarta que borro y la quinta entrada que redacto y no sé exactamente qué voy a decir.
Nunca tan cerca de un te quiero y nunca tan lejos de un yo no.
Este año habla de rendiciones, de arriesgar y perder. De las dudas en primavera, del frío en verano, de volverte a ver en otoño y fundirse en invierno. Que seguir en el tejado hablando con la luna nunca había sonado tan bien. Aunque ya no seas tú el que sube las escaleras. Aunque ya no las suba nadie.
Y la verdad es que me gustaría acabar esto con un mensaje alentador. Con una pizca de esperanza.
Pero la extraña soy yo... Y no sé.

1 comentario:

  1. Aunque no todo sale como un espera ni el resultado es proporcional a la intensidad del deseo que se tiene, es importante ser consciente de que sentir y desear es lo que nos convierte en más humanos, que lo importante es que te importe subir al tejado a ver la luna y que detrás de todo invierno siempre vuelve otra primavera.

    Y que no se puede querer a quien no se quiere de la misma forma que no se puede dejar de querer a quien sí se quiere de buenas a primeras.

    Y que hay personas que no han hecho nada para que las queramos, sino todo lo contrario.

    Puede que hoy te sientas extraña, pero de todo lo que te he leído estas últimas semanas deduzco que será sólo un momento, que mañana todo irá mejor porque tienes una inmensa capacidad para brillar allí donde estés.

    Besos y feliz 2013

    ResponderEliminar