si curas mis daños con tus hoyuelos, te prometo que seré tu secreto.

Febrero me ahoga. Se me agolpan los momentos. Febrero duele.
Ya lo sabías, me reprocha mi subconsciente.
And I can't be holding on.

Creo que me tengo que ir. Esta sensación de necesitar salir corriendo. Debo huir. Rápido. Esta vez lo suficientemente deprisa para que no me alcance porque no puedo permitirme lo mismo otra vez.
No.
Febrero me hundió dos veces. No va a haber una tercera.
Para cuando ocurra estaré tan lejos que apenas notaré las réplicas del maremoto.

En cuanto a ti, tienes dos opciones: o me dejas escapar ahora que todavía estoy a tiempo o me coges fuerte para que cuando suba la marea no me pierda en sus inundaciones de remolinos sin sentido.

Ojalá escojas la segunda, pero si no...

2 comentarios:

  1. Menos mal que no te fuiste.
    Ya si eso que se vaya febrero :)
    Beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces, la mejor salida es quedarse :)

      Eliminar