lo mejor de recordar es que puedes regresar cuando lo deseas, nadie te puede robar o impedir eso...

La verdad es que no lo sé con seguridad pero

hoy
o quizás mañana,
aunque a lo mejor fue hace dos días,
es,
será 
o ha sido

el cumpleaños de una persona importante para mí.

Lo que sí sé es que hace veintitrés octubres el mundo dejó de ser tan oscuro.


Aunque ya no esté, éramos.

Tú y yo fuimos bonitos juntos

-no creas que se me ha olvidado-

pero es que ahora somos preciosos por separado.


Fuiste el mejor amigo que habría podido tener. Y ya está.

Nos salvamos. Y punto.

Fuimos bisagras en marcos de puerta que no nos correspondían. Nada más.

Solo voy a aconsejarte
-porque creo que estoy en el derecho de hacerlo-
aunque no,
mejor,
te lo voy a pedir:

 no vuelvas a prometer nunca nada a nadie

-que ése es el primer paso hacia la decepción
y ya sabes que las decepciones son heridas que nunca cicatrizan-

Pero qué voy a contarte yo a ti de heridas sin cicatrizar y corazones rotos, ¿verdad?

Solo espero que lo cuides bien.
Tu corazón,
digo.

Gracias por mostrarme Otra realidad y enseñarme eso de que querer más, no es querer mejor.

Y aunque el carné de identidad ya no mienta, estoy segura de que los dos tenemos motivos para decirle al sol que seguimos estando vivos.

Recuerda que después de arder el fuego ya es solo humo, por eso necesitamos respirar lejos. 

Y que ahora no te asustes del destino, ya le he dicho que no juegue contigo. Así que cree a Robe cuando dice que siempre hay un hilo mágico que alumbra nuestro camino.

Te lo digo yo, porque lo sé, porque lo he podido comprobar, porque  eres uno de esos hilos.


Te deseo mucha felicidad mongui.
Disfrútalos.

Comentarios

  1. A veces los caminos separados son la mejor opción, pero separarse no es olvidar, quién se ganó el hueco ahí permanece, aunque a veces sea sólo en forma de relato.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Aún me acuerdo de ti cabeza de chorlito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario