siempre estamos aprendiendo a vivir, pero nunca vivimos.

A una hora de volverme a encontrar con tu azul en el portal aquí estoy.
Con el corazón galopando en la gola y las piernas abiertas, esperándote.
No sé si decirte que subas o ponerme un vestido sin bragas y bajar.
Que lo de perder pendientes ya está muy visto.
Pero que eso -y quererte- es lo único que con certeza sé que seguiré haciendo.

Que hoy no es jueves, es vie(r)nes.
Y no sé si he aprendido lo suficiente, pero quiero vivir.

Comentarios

  1. Me gusta mucho la forma que tienes de querer y cómo lo cuentas.
    Beso!

    ResponderEliminar
  2. Se paga un alto precio por querer, pero merece la pena hacerlo.

    Me encantó.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario