nadie hubiera imaginado que te estaría escribiendo esto hoy.

Me preguntaba por qué la luna tenía tres sonrisas mientras esperaba que volvieras.
Recordaba cuando hace un año me prometí apostar por las tres cuartas partes.
Porque yo no era el punto negro en el papel blanco -o quizás sí,
pero no estaba preparada para aceptarlo-.

La lluvia seguía mojando mi vida mientras esperaba que creciera.
Me entretenía con él, que ya no tú -Ay, qué lío
y qué triste
cuando el deja de ser pronombre que te sustituye
y se convierte en impersonal-

Había una guitarra en el fondo de la habitación cuyas cuerdas desafinadas vibraban con los sollozos desgarrados que florecían en el esternón de la cama.
Si quieres, nos quitamos la ropa y buscamos en el cielo más razones.
Que yo tengo la osa mayor en el muslo derecho y tú eres mi astrólogo favorito.

No es cierto que pude amarte más. De hecho, te amé todo lo que me dejaste
-incluso los inviernos helados que guardabas bajo la piel y rasgaban-
Pero ahora me hablas sobre una Ella que no soy yo
y no quieres que te recuerde como un cabrón por haber seguido sin amarme.

Tal vez me eches de menos aunque los buenos recuerdos se vayan como un ladrón saltando tapias.
Tal vez te acuerdes de mí cuando te des cuenta de que, al fin y al cabo, el amor son vasos comunicantes donde uno quiere y otro se deja querer.
Que ya lo sé, que hay heridas que se cierran cuando dos piernas se abren.

Pero entonces lo entenderás:
ningún viaje fugaz entre unas piernas te dará eso que buscas.

Comentarios

  1. Me he leído todos las entradas y me encantan, necesito ponerme en contacto contigo, quiero conocerte (no en persona, claro.) Si tienes twitter dámele y te sigo. O sígueme tú. @Descuajeringar. :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :)
      Mi twitter es @gritosdemimo, hablamos por allí.

      Eliminar
  2. Quizás lo que busca es viajar entre piernas y no merezca la pena como libro en el que leer esos renglones de tu vida que te gustaría escribir en él.
    Mucho ánimo y un beso grande

    ResponderEliminar
  3. La vida pasa y vamos teniendo amores que se marchan, el problema es que el olvido no es igual para ambos bandos. A uno siempre le cuesta mucho deshacerse de lo que no fue.

    Abrazos.

    PD: Buen guiño a Suárez :-)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario