you don't know how lovely you are.

La Primavera se disfraza de Noviembre
y yo aquí, creyéndome lluvia a dos esquinas del sol.

¿Sabes?
Hace días que me pregunto si llegarás. O si te encontraré.

A veces el atardecer me coge por sorpresa
y se encapricha pintándome los labios con su rojo.
Entonces te imagino cerca,
sin cara,
mirando el azul de mis ojeras,
y ahí ya sí que te puedes bañar y que se joda el mar.
Que para verde
la desesperanza de mis ojos.
Y para nostalgia
las lunas que brillan y me contemplan
por las noches en que me da por recordar que todavía
no has llegado,
no te he encontrado y
no te tengo.

Hoy es Jueves y vuelvo a pensar en el Gris.
Por eso de que se intenta lo que sabes que no conseguirás,
porque si pudieras conseguirlo,
ni siquiera lo intentarías.
Y ese es el motivo por el que yo no te intento.
Porque no te quiero (conseguir).

Me pregunto a cuántos más dejaré marchar.
Por cuántas vidas pasearé de puntillas
y cuántos tejados me quedan por visitar hasta que me digas 'quédate'.

He perdido la cuenta de los besos que he regalado en vano.
De cuántas sombras he cosido
aunque tuviera que tirar de mi propio hilo
-por falta de presupuesto-
y eso me descosiera a mí.

Me gustaría escribir que eres tú
el que me roba la rutina y me dice:
¿vie(r)nes?
El que gana tiempo con sus faltas
sus fuera de juego
y su prórroga.
El que teme a la tormenta
si está desnudo y golpea la lluvia en el cristal del parabrisas.
-Ay, se me olvidó decirte que yo era Noviembre,
pero no te preocupes, 'cause nothing lasts forever
even cold november rain-

Me gustaría escribir que la vida es su boca,
y no.
Porque me muero cuando su boca muerde otras vidas.
Porque me (des)ilusiona.

Y sin duda tú tienes que estar al caer.
Así que me dejaré de tonterías de amores temporeros
y de poetas de bragueta y revolcón.

No olvides que sueño contigo -aunque no sepa quién eres-.

Pero que necesito que me pares en esta inercia que tengo por vida
y me abras los ojos para demostrarme
que eres tú.

Que aunque no seas lo que yo tengo imaginado,
eres real.
-existes-
Y eso es mucho mejor.

Que vienes para enseñarme lo que es no despedirse nunca.
Y que la libertad a la que no quiero renunciar, es más bonita cogida de tu mano.
Que los miedos desaparecen si me muerdes con ganas
y las dudas de mi mente se disipan si me susurras al oído.
Que para confiar, solo se necesita querer. Y que yo,
te quiero.

No te pido nada,
solo que aparezcas de una vez y me digas
que eres tú,
que soy yo,
que somos nosotros.

Que llevo toda la vida esperándote
y soy una impaciente.

Comentarios