hazme rabiar hasta que no pueda evitar besarte.

Busca entre mis puntos suspensivos el motivo. Encuéntrame como única solución. Y cuando te des cuenta, ven.
Derritamos el ayer, el hoy y el mañana; que no exista el tiempo. Que nos escapamos de sus leyes, tú y yo somos atemporales.
Reduzcamos el lejos y el cerca de los quilómetros que nos separan. Que estemos juntos, en la misma línea. Aquí y ahora.

Y repetir que en las tierras cerca del mar se arreglan los destrozos con un par de mentiras. Y llenar el suelo de arena, jugar con las caracolas y que te caigan los huevos al suelo al ver el candor de mi alma. Después una copa de vino y un plato de pasta. Dormir yo contigo y tú conmigo bajo una colcha azul. Las piernas abiertas abrazando la soledad que se desvanece y la sonrisa vertical que vierte lágrimas saladas. Amanecer con una ducha de agua caliente y la vida corriendo por las venas. Con los ojos brillantes, fulgiendo de emoción. El pelo mojado, ralo, deslizándose por la espalda. Una espalda blanca como la nieve y con lunares. Ya ves, no es necesario ir a la luna para alunizar, basta con desnudarme cerca del mar.

Que siempre fuimos un poco como la luna y el sol, tú un lunático por mi piel y yo la luz que quema tu oscuridad. Que a veces te buscaría sin miedo de hallarte, corriendo por querer encontrarme y escapando por si te encuentro.

Diecinueve otoños que se acaban y siguen huyendo por laberintos sin sentido que llevan a un mismo lugar lleno de hojas secas, muertas, que al fin y al cabo, no son más que mi propio reflejo. Sonrío mientras pienso don't think twice it's alright... pero ya sabes, friends, lovers or nothing, there can only be one. Y, nosotros, siempre fuimos más de nada.

 

Come on skinny love just last year...

Comentarios