Por si no vuelvo,
por si tus veintitrés nunca me alcanzan,
hago eco de las últimas palabras de Pavese:

A todos perdono y a todos pido perdón, 
no hablen mucho.

Comentarios

Publicar un comentario